fbpx

Inquilinos morosos

Los inquilinos morosos son el cliente preferido para los abogados especialistas en la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad, en este enlace puedes ver el texto consolidado publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Esta Ley se constituye como la herramienta idónea  para los inquilinos morosos que se encuentran en un riesgo de quiebra económica y que no pueden hacer frente a sus deudas.

imagen del coste de desahuciar a un inquilino moroso

¿Cómo cobrar el alquiler de un piso?

  1. Intentar un acuerdo extrajudicial de pagos con tu inquilino moroso. Básicamente consiste en permitir lo que tan expresivamente describe su denominación: el que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer. Nadie en su sano juicio puede rebatir tal argumentación.

El problema subyace cuando el arrendador es quien depende de la renta de su inquilino moroso para pagar sus propias deudas. Cuando ambos derechos (del arrendador y arrendatario) colisionan frontalmente, surge una cuestión más preocupante todavía. Habiteis cree en una segunda oportunidad para las personas. Lo que defiende habiteis es en la buena fe del arrendador y arrendatario. De esto trata precisamente la norma de Segunda Oportunidad. Existen una serie de requisitos que el deudor –inquilino o arrendatario– por ejemplo,  debe cumplir para considerar que este ha actuado de buena fe:

  • Acuerdo extrajudicial con el arrendador.
  • Si el deudor es persona física esta no debe tener antecedentes por delitos económicos.
  • No haber sido condenado por delitos contra las administraciones públicas: Hacienda Pública, Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores.
  • Rechazar ofertas de empleo acordes con sus capacidades.

Por otro lado, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) propone medidas para agilizar los procedimientos judiciales que afecten a los colectivos especialmente vulnerables tras el estado de alarma: Personas mayores, menores de edad, víctimas de violencia de género o de trata y personas con discapacidad, privadas de libertad, afectadas por desahucios o en situación de insolvencia. Es uno de los documentos previstos en las “Directrices para para la elaboración de un plan de choque en la Administración de Justicia tras el estado de alarma” aprobadas el pasado 2 de abril por la Comisión Permanente.

¿Puede tu inquilino moroso dejar de pagarte el alquiler?

Claro que pueden.  Podrán hacerlo si han incumplido el pago de dos o más obligaciones financieras o deber a dos o más personas o entidades. La Ley de Segunda Oportunidad, ayudará a muchas personas a recuperar su vida y optimismo empezando de cero ¿y qué pasa cuando el arrendador cumple con sus obligaciones?

Acreedores arrendatarios en la Ley de la Segunda Oportunidad

Un acreedor es aquella entidad o persona (arrendador) con la que se ha adquirido una obligación de pago, por ejemplo a través de un contrato de alquiler.  Esto quiere decir que puede reclamar la deuda del inquilino impagada legítimamente, ya que anteriormente habremos firmado un contrato donde nos comprometemos a pagar en un plazo determinado.

¿Qué pasa si dejas pasar el tiempo y no reclamas una deuda confiando en que el cliente te va a pagar?

Hoy en día casi todo el mundo tiene algún tipo de deuda, ya sea deuda personal, de un préstamo, a través de una hipoteca, etc. Es cierto que todas estas deudas tienen fecha de caducidad es decir que pasado un tiempo las obligaciones de plazo pueden prescribir y desaparecer. Una vez que la deuda ha alcanzado la fecha de prescripción, nadie puede reclamarla. Un arrendatario podría dejar de pagarte la deuda por el alquiler de tu inmueble pasados 5 años de sus deudas vencidas. En este caso es preciso demostrar el esfuerzo llevado a cabo en su intento de cumplimiento de pago del alquiler.

¿Cuándo te podría plantear el inquilino que no te puede pagar?

El poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad es preciso: Haber incumplido el pago de dos o más obligaciones financieras. Deberle a dos o más personas o entidades. Haber dejado de pagar por más de 90 días o tener dos o más procesos ejecutivos en curso. La Ley de Segunda Oportunidad, ayudará a muchas personas a recuperar su vida y optimismo empezando de cero.

La legislación dice que si a uno le deben dinero y no lo reclama y la acción judicial para reclamar la deuda prescribe, al cabo del tiempo tu desidia provoca que pierdas la oportunidad de acudir a los juzgados para poder exigir el cumplimiento al deudor, es decir que a efectos coloquiales es como decir que la obligación se ha extinguido.

¿Cómo evitar los impagos del alquiler?

Existen cada vez más situaciones de impagos del alquiler. No necesariamente vienen dadas por procedimientos de la Ley de Segunda oportunidad. Lo que sí está claro es que la gente es muy consciente de esta Ley y no va a dudar en echar mano de la misma si con ella se libra de pagar.

Son riesgos inasumibles para un arrendador.